Victory4You

Thomas E. Lowe, Ltd.

En Español

Editorial Thomas E. Lowe, Ltd.

Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre. Isaías 40:8



Ven CLC Ven y sígueme
Por Christopher N. White¡Jesús vendra por su iglesia! La mejor descripción de la vida cristiana en el Nuevo Testamento es aquella que muestra un liderazgo auténtico y comprometido activamente hacia el cuerpo de Cristo. La primera parte de este libro describe lo que significa llegar a ser un discipulo de Jesús; una vez que Dios nos hace sus discípulos, desear su voluntad y no la nuestra y buscar nuestro lugar en la iglesia para servir al cuerpo de Cristo, es el paso a seguir. Pero, ¿Qué es la iglesia según la perspectiva de Dios? Leer más

Precio: $12.00
Tapa blanda: 219 páginas
Editor: Editorial CLC (2014)







 



Inmersión en los bautismos
Por P. K. Chamberlain
Los bautismos son un elemento vital de la enseñanza del Nuevo Testamento, como nos dice Hebreos 6:1-2: “…Por tanto, … vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios, de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno”.

A partir de esto sabemos que los bautismos son importantes, así como la enseñanza sobre el arrepentimiento, la fe, la resurrección y el juicio eterno. Pero al igual que sucede con otras enseñanzas del fundamento, todavía existe un gran debate en torno a lo que debemos comprender sobre bautismos.

Veremos lo que la Biblia dice sobre bautismos, y es muy probable que encuentre aquí algunas sorpresas. Para empezar, el Nuevo Testamento menciona por lo menos siete bautismos diferentes. Cinco de los siete se pueden aplicar a usted y a mí hoy. Incluso los otros dos hacen parte de nuestra enseñanza espiritual, de modo que tenemos mucho por explorar.

Abordaremos los siete bautismos en dos etapas. Primero, buscaremos todo lo que el Nuevo Testamento describe con las mismas palabras, bautizar y bautismo. Segundo, miraremos los tres elementos claves de cada bautismo: la persona que bautiza, la (o las personas) que se bautizan, y aquello en lo cual la persona se bautiza. Resulta ser que el Nuevo Testamento menciona siete diferentes combinaciones de estos tres elementos.

Precio: $3.00
Folleto: 41 páginas
Editor: Editorial Thomas E. Lowe, Ltd. (2017)







 



Gleanings Cuerpo de Cristo El Cuerpo de Cristo
Por Hannah Lowe
En las Escrituras, el Cuerpo de Cristo es también llamado la Novia de Cristo, o la Iglesia (de Cristo). Sin embargo, a lo largo de nuestro estudio usaremos el término Cuerpo de Cristo debido al énfasis puesto sobre el Cuerpo. La salvación y la redención no podrían haberse logrado sin el cuerpo físico y real de Jesucristo. Los demonios, que son espíritus sin cuerpo, desean poseer cuerpos para actuar. Y nuestros cuerpos son instrumentos de justicia o de impiedad. De igual manera, el plan de Dios se lleva a cabo por medio de un Cuerpo, compuesto por muchos miembros, que es el Cuerpo de Cristo. Satanás siempre dirigió sus ataques contra el cuerpo físico de Jesús con el propósito de impedir e incluso destruir el plan de Dios. Después de su derrota en el Calvario, Satanás se ha ensañado contra el Cuerpo de Cristo. Ha tratado de separar a los miembros del Cuerpo por medio de las divisiones con el propósito de frustrar el plan de Dios. Pero no sólo el Cuerpo de Cristo recibe ataques por todos lados. El enemigo se opone igualmente a la enseñanza y a toda revelación acerca de esta visión.

Preco: $2.00
Folleto: 24 páginas
Editor: Editorial Thomas E. Lowe, Ltd. (2010)







 



La Iglesia: Su Cuerpo, Su Novia
By the New Testament Missionary Fellowship
En el Calvario, mirando más allá de la cruz, Jesús sufrió agonía física y espiritual para un gran propósito: “por el gozo puesto delante de él.” (Hebreos 12:2) El vio salvación para la humanidad arruinada por el pecado; El vio la victoria sobre Satanás y la muerte; El vio a los cielos habitados eternamente por los redimidos. Pero por encima de todo, El vio la iglesia.
“Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.” (Efesios 5:25-27) El sabía que del Calvario iba a proceder Su novia: “Hueso de Su hueso, carne de Su carne”; ella sería el vaso escogido para el plan de Dios en la tierra, tal como El lo fue.
Considere el incomparable alcance del llamado de la iglesia, la anchura de lo que Dios ha planeado:

  • Es Su intención “para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor.” (Efesios 3:10,11)
  • La iglesia es la plenitud de Cristo, “la cual es Su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.” (Efesios 1:23)
  • La iglesia sera la eternal habitación de Dios “en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.” (Efesios 2:22)
  • La iglesia es la novia de Cristo. Eternamente estará unida a El a Su regreso a la tierra. (Apocalipsis 19:7)

Lo que sigue a continuación es una breve reseña sobre la iglesia, según esta se nos revela en el Nuevo Testamento. Se ha escrito con la esperanza que aquellos que la lean puedan captar la visión de la iglesia tal como Cristo la tendrá.

Precio: $2.00
Folleto: 18 páginas
Editor: Editorial Thomas E. Lowe, Ltd. (1982)







 



Encuentra tu lugar ¡Encuentra tu lugar en el Cuerpo de Cristo!
Por Hannah Lowe
Todo aguarda a que los hijos de Dios sean bautizados en el Cuerpo de Cristo. Dios te dará un lugar donde serás útil, y en el cual te deleitarás. Esta es la invitación de Dios para todos los creyentes en Jesús: ¡Encuentra tu lugar en el Cuerpo de Cristo!

No muchos son hallados en el lugar donde Dios puede usarlos. Jonás, por ejemplo, cuando Dios necesitó que fuera y comunicara su advertencia al pueblo de Nínive, huyó. Jonás había recibido mucho entrenamiento y palabra de Dios en su corazón. Él conocía la voluntad del Señor. Era el profeta del Señor, pero cuando Dios necesitó enviarlo a hablar a aquella malvada ciudad de pecado acerca del juicio pronunciado contra sus habitantes, vemos que Jonás zarpó en un barco en la dirección contraria.

Él no salió en la dirección contraria porque desconociera la voz de Dios. La conocía muy bien, y siendo consciente de lo que Dios le pedía hacer, que era advertir a ese pueblo que nunca había tenido la oportunidad de oír, subió a un barco que lo alejara de Nínive.

Alabado sea Dios porque el hombre acerca del cual hablamos estaba en el lugar donde podía recibir la bendición del Señor, y porque tenía la intención de obedecer. Él le dio gracias a Dios por esto, a pesar de que padecía muchas aflicciones, a pesar de que un mensajero de Satanás había sido enviado para afligir su cuerpo, a pesar de que los poderes de las tinieblas vinieron contra él para atormentarlo. Con todo, él estaba en el lugar donde podía comunicar las palabras del Señor. Las tenemos escritas para nuestra exhortación, edificación, consolación, o cualquiera sea nuestra necesidad.

Precio: $2.00
Folleto: 12 páginas
Editor: Editorial Thomas E. Lowe, Ltd. (2012)







 


Ver más libros


Contáctenos

[si-contact-form form=’2′]